HOMENAJE A BAÚL TEATRO

Elvia y Cesar

Elvia y Cesar juntaron sus sueños, su pasión y su amor, hace ya varios año atrás, no quiero decir cuántos, porque son muchos, y luego cuando se habla de años se piensa que los años te envejecen, te dan paz y tranquilidad, te convierte en una persona seria, adulta, mayor, ya con poca energía para jugar y correr. Pero en Elvia y Cesar no es el caso, ellos siguen siendo jóvenes, tal y como los conocí, hace también ya muchos años. Su mocedad obedece a muchas cosas, pero hay una razón principal que hace que estos dos seres conserven su juventud; sencillamente se las expreso en una sola palabra, son titiriteros, animadores y creadores de vida, con ello va su capacidad de jugar, de fantasear, su espíritu aventurero y el mirar sencillo de la vida, esto les ha otorgado los elementos esenciales que definen su permanente juventud.

Mucho se ha hablado de la importancia de no perder la niñez, para seguir siendo jóvenes siempre, existen grandes obras literaria que hablan de ello, poemas, canciones, incluso, estudios científicos que nos dicen de la importancia de seguir manteniendo esa capacidad de juego y creatividad que nos ofrece la infancia para mantener una vida plena. Pero esta bella época con frecuencia se olvida por las exigencias de otras razones que reclama la seriedad de la existencia y entonces aquel barquito de papel, como lo dice el gran poeta Catalán, Joan Manuel Serrat, que navegaba sin rumbo, sin patrón, sin timón y sin bandera se va quedando varado en ese extraño arenal, olvidando  ese hermoso momento que siempre te regala una sonrisa a tiempo.

Partiendo de esta hermosa reflexión me atrevo a decir que los titiriteros no envejecen, porque permanece en ellos el encantador espíritu lúdico, traveseando siempre con alegría y buena actitud ante la vida, y en este contexto de ilusión todo es posible, no hay problema que no tenga solución, su mejor arma es la risa, porque  los muñecos que crean y animan les van revelando poco a poco ese importante secreto, el secreto para ser felices, ese secreto que no debemos perder nunca, para volver siempre a los lugares que te hacen feliz.

Hoy en esta vigésima quinta edición del festival Nortíteres, estamos homenajeando a dos soñadores, dos niños, dos seres humanos que han recorrido muchos caminos, algunos lisos otros ásperos, como diría el gran poeta García Lorca, pero siempre, compartiendo su mundo de felicidad y gozo para que en cada rincón de la vida este presente la alegría. En hora buena por estos dos grandes amigos y que esta tarde la felicidad alcance para todos.

Culiacán de Rosales, Sinaloa a 20 de noviembre de 2021

Fernando Mejía Castro

Coordinador General de