HOMENAJE

En esta ocasión el comité de organización del festival internacional NORTITERES en su afán de cada año reconocer el compromiso y entrega del quehacer artístico titiritero de grupos y compañías de nuestro país, hace esta distinción al grupo Saltimbanqui de ciudad de México, como una destacada compañía que por su largos años de labor y trayectoria han dedicado desinteresadamente su trabajo a la construcción de una mejor sociedad.

GRUPO SALTIMBANQUI

undefined

LOS SALTIMBANQUIS

Por sí sola la palabra los define, más aún, si usted como mucha gente los conoce se dará cuenta que son unos verdaderos trotamundos, unos auténticos juglares del asfalto. Cuando las circunstancias los obligan a estar quietos un momento, les da por leer e investigar, tienen algunos importantes documentos producto de sus trabajos que comparten sin ningún prejuicio con todo el mundo de amigos que los busca, su biblioteca especializada en teatro de títeres, una de las más importantes del país está abierta a todo público, y de ella han abrevado grandes investigadores de este importante arte de los muñecos.

Son de ciudad de México, allá les tocó vivir, como bien lo dice la distinguida periodista Cristina Pacheco, pero ellos son titiriteros y son del mundo, pero más que del mundo son de la calle, en el sentido más profesional del concepto. Ellos como pocos artistas de la escena han hecho de la calle, un espacio para dialogar con su público, un lugar para expresarse y para aprender, lo han sufrido y lo han gozado, asumiendo este espacio como su mejor escuela.

El Teatro Callejero es una especialidad, es un trabajo que todo actor debe vivir como una de las pruebas más difíciles, ya que el teatro de calle presenta condiciones más complicadas; por el propio espacio abierto y circunstancias adversas que como actor con sus herramientas tendrá que superar. El actor de calle, ante todo, debe encontrar una audiencia, convocarla, ganar su atención, conquistar nuevos espectadores y después esperar la valorización de su público, que en la mayoría de las veces es el más crítico y juicioso.undefined

Los Saltimbanquis, Ciria y Eduardo, saben hacer este trabajo tan profesionalmente que despiertan incomprensión y discriminación por funcionarios, pseudo artistas y burócratas culturales de insipiente formación, llegando en ocasiones a negarles becas para trabajar en la calle. Pero por otra parte la prensa internacional los elogia.

Dice el libro de la quinta edición del Festival de Teatro Callejero, Mercantia, que se realiza en Certaldo, la Toscana, Italia:

 “Si el Grupo Saltimbanqui deambula por Europa, por favor, no pierdan la oportunidad, llámenlos de inmediato y no se arrepentirán. Su espectáculo “los dos gusanos”, es una joya, una verdadera obra de arte de las marionetas. Una tela por teatrito, dos gusanos títeres, animados por dos baquetas, ninguna escenografía, ninguna música en off, una historia simplísima -un gusano acostado en el camino, impide el paso a la gusana- dos voces y el movimiento: resultado: veinte minutos de divertimento auténtico. Un espectáculo genuino, sin una palabra o un movimiento de más, decididamente perfecto. Ciria y Eduardo, después, pueden cantar sus festivos ritmos mexicanos”.

Así, se pasa la vida el actor de calle, entre la formación y consolidación constante de su profesión y, por otro lado, al desarrollo de la voluntad y la disciplina necesaria en un medio que debe reconquistarse diariamente. Ellos, Los Saltimbanquis, saben de esto, saben que en esta profesión nunca se deja de aprender y de crecer, por eso siempre están volviendo a su espacio natural, la calle.

Fernando Mejia Castro

Culiacán, Sinaloa, noviembre de 2019

Director del Festival Internacional NORTITERES